sábado, 20 de febrero de 2010

Chui, ultimo pueblo de Uruguay...nuevo destino:Brasil

Pensábamos pasar por Chui para seguir camino, pero nos sentimos tan cómodos en el hostel de Chuy que decidimos que era el lugar adecuado para descansar de 10 días de carpa, así nomás, patas para arriba, haciendo nada.

Chuy/Chui (Uruguayo/Brasilero) es una ciudad rara, los puestos fronterizos están fuera de la ciudad y el límite dentro de la ciudad está marcado por una avenida boulevard. Del lado Uruguayo se llama Brasil y del lado Brasileño se llama Uruguay. Uno cruza de país a país cada vez que cruza el boulevard. La vereda brasileña está llena de supermercados y tiendas multirubros muy grandes y muy baratas. El lado uruguayo está lleno de free shops. Algunos de ellos están prohibidos para los uruguayos locales por razones impositivas, así que estos se hacen acompañar por amigos que tienen el documento de identidad con domicilio fuera de la ciudad. También se ven sujetos que, con discreción "alquilan sus documentos" para que los locales hagan sus compras.

Las veredas de ambos lados están repletas de puestos callejeros que venden remeras, gorros, electrónicos, etc y supuestamente, cada tanto, la policía hace de cuenta que los persigue y ellos levantan y hacen de cuenta que escapan.

Pero la primer razón por la que nos quedamos fue el lindo hostel en el que nos alojamos. Su nombre es Etnic y está dirigido por Rodrigo y Fernanda. La familia de Rodrigo hizo un viaje por Europa y pasaron mucho tiempo el hostels. Les quedó la idea flotando y cuando volvieron decidieron poner un hostel en su pueblo. El resultado fue un lugar muy particular en el que cada habitación  tiene un diseño que representa a las diferentes civilizaciones del mundo. Ambiente agradable, desayunos potentes, atención personalizada y mucha tranquilidad para descansar. La combinación perfecta.

Dos días después salimos nuevamente a la ruta. Una buena caminata hasta el puesto de migraciones brasileño y a levantar el pulgar. Un abogado y luego un marino mercante fueron nuestros benefactores hasta Rio Grande.

Finalmente comenzamos a dar nuestra batalla para falar portugues. El primer día nos cansó mucho, pero estamos aprovechando el viaje para agregar un idioma más a la lista.
Sidney, el contacto que hicimos por HC, nos pasó a buscar por la estación de buses. Dejamos las cosas en su casa y , esa misma tarde, salimos a pasear. 

Rio Grande tiene el puerto más grande del sur de Brasil. Hoy día conserva el puerto viejo y tiene un puerto nuevo y un super puerto, donde entran cientos de barcos con importaciones que luego se distribuyen a todo el país. Actualmente el puerto y las construcciones navales están creciendo, lo que hace que mucha gente decida venir a trabajar acá. Esto la va a convertir en la segunda o tercera ciudad más importante del estado de Rio Grande do Sul. Es la ciudad más antigua del estado, con clara influencia portuguesa en su arquitectura. Tiene un museo Oceanográfico muy importante,más que nada para el area de investigación.

Sidney es ingeniero en alimentos y tiene una beca de investigación para terminar su doctorado ( el estado paga bastante dinero para que él y muchos otros estudien y  se perfeccionen en sus áreas). Nos mostró la Universidad y sus laboratorios. Allí conocimos a varios de sus colegas/amigos que nos contaron las altas inversiones que el estado brasileño hace en educación superior. Según William, un amigo becario peruano, aquí no estudia sólo el que no quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario