miércoles, 17 de marzo de 2010

São Paulo.

Llegamos a Campinas y fuimos directamente a la casa de Giovanni, por no habernos podido comunicar con él. Nos atendió uno de los compañeros que vive con él (son seis estudiantes en total, que hacen una república; acá se llama así a los grupos de estudiantes que conviven y comparten gastos y comida, a veces llegan a ser hasta veinte). Este chico, que no sabía de nuestra llegada, no sólo nos dejó pasar sino que, como él se tenía que ir a la Universidad, nos dejó solos, sin conocernos, en su casa, a la espera de Giovanni, que fue el último en aparecer. Lamentablemente llegó con una mala noticia. Esa misma tarde Giovanni había sido citado a un "proceso penal" universitario por haber organizado una fiesta dentro del predio de UNICAMP (Universidad estadual de Campinas) con alcohol, lo que, aunque prohibido, hasta entonces era tolerado. Al parecer los nuevos vecinos del barrio universitario ya no aguantaban más las fiestas (que no son poco comunes en una población de 40.000 alumnos) y la policía de la universidad reaccionó. Lamentablemente Giovanni se encontró en medio de estas intolerancias repentinas. Estaba muy nervioso, ya que, aunque en realidad es el castigo más severo, existe la posibilidad de expulsión. A pesar de esto, fue muy amable en dejarnos pasar una noche en su casa.

A la otra mañana Giovanni nos llevó a pasear por el predio universitario. Unicamp es la segunda universidad estadual más grande de Brasil, la primera está en San Pablo. La formación es de excelencia, pero, aunuqe eso parecería envidiable, a nosotros nos dejó un sabor amargo saber que en tremenda institución sólo participa un dos porciento de alumnos que provienen de enseñanza media pública. En esta universidad un 85 % del alumnado va a cursar a 15 cuadras de su vivienda en auto... y qué autos! No vimos ni un fiat 600 y los bicicleteros estaban bastante vacíos.

Giovanni nos contó de la vida universitaria y de su futuro en el mundo del cine. Nos contó también de sus proyectos para ir a filmar a una favela. A pesar de tener cosas mucho más importantes en las que pensar, se hizo un tiempo para invitarnos un jugo y mostrarnos un cachito de su vida. Esperamos que la próxima el encuentro sea en momentos más felices.

Finalmente partimos al mediodía en ómnibus a la gran ciudad, SAN PABLO!

Para empezar, el ómnibus tardó una hora de más (eran 100 km) por los embotellamientos en la autopista.

Allí nos esperaban Felipe y Gabi, una pareja de periodistas que están planeando una vuelta al mundo para el año que viene. Fabi ya conocía la ciudad, se hacía una idea de lo que era esta acumulación de edificios y personas (20 millones con el Gran San Pablo). Pero Regi aún estaba con mucho miedo pensando que iba a ser una larga continuidad de favelas. Miedos ilógicos, por la ignorancia. Uno aprende enfrentando lo desconocido. Así fue que San Pablo se convirtió en una de las experiencias más lindas del viaje.

La ciudad nos gustó, pero la gente nos gustó aún más. Llegamos en plena hora pico de salida del trabajo. Error grande. Cuando quisimos tomar el tren que nos dejaría a tres cuadras de la casa de Felipe y Gabi, tuvimos que desistir por la imposibilidad física de ingresar al tren con las mochilas. No sólo por la compacta masa humana que ya estaba dentro del tren, sino por la segunda tanda que ya esperaba en el andén la llegada de la próxima formación. Es feo sentirse ganado. A pesar del caos hubo gente que se acercó amablemente a preguntarnos si necesitábamos ayuda. Terminamos tomando el subte, más vacío, pero que nos dejó a veinte cuadras de nuestro destino.

Cansados pero satisfechos, llegamos a casa de nuestros anfitriones sin saber en qué piso vivían. Un vecino, muy amable, intentó averiguarnos con la portera y nos terminó prestando el celular para que llamemos a Gabi y Felipe. Este ejemplo en la gran ciudad nos demostró la buena onda de los brasileños. Gabi llegó y nos recibió, ya de entrada, con una sonrisa y buena charla. Fabi y ella se fueron a comprar unas cervezas. Cuando Felipe llegó se encontró a una extraña lavando ropa en su casa. Más rarezas ruteras. Los cuatro días que pasamos con ellos fueron cargados de risas, alegría y buena onda. Nos encontramos que son una pareja muy cercana a nosotros y después de cuatro días sentimos como si los conociéramos de toda la vida.

A los dos les gusta mucho el fútbol. Tanto es así que, cuando visitaron por una semana Buenos Aires, incluyeron dos partidos de fútbol en su gira. Uno de ellos fue con amigos de los amigos del dueño del hostel, que llevaron a Felipe en un volkswagen 1500 desvencijado a ver a Chaca en cancha de Lanús, entrando por el valor de medio boleto cortado a mano entre los empujones de los molinetes de entrada. Los colores de Chacarita son iguales a los del São Paulo Futebol Club, del cual Felipe es hiperfanático. Gabi es hincha de la contra, Corinthians, y se respira el roce futbolero en el aire. Regi, con ánimos de identificarse con su género se hizo hincha de Corinthians esa misma noche cuando, mirando un partido, no podía dejar de gritar "vamos Corinthians!".

Al otro día Felipe nos acompañó a pasear por el centro. Visitamos el edificio Banespa, en su momento el más alto de la ciudad, inspirado en el Empire State de Nueva York. Te permiten subir a la cima, lo que ayuda a darse una idea de la inmensidad de San Pablo. Luego, dimos un tour peatonal por el centro hasta el mercado público. Allí nos encontramos con Gabi para comer un delicioso y tradicional sandwich de mortadela, que acá se la encuentra de muy buena calidad. Esa noche tuvimos nueva tanda de cervezas, charla filosófica y finalmente una película, "La teta asustada". Tanto Regi como Gabi, aunque amantes del cine, se quedaron dormidas frente a un film bastante lento. Ellos dicen que igual era bueno.

Al tercer día salimos a hacer un tour por los consulados de Colombia y Argentina, preocupados por los cruces de frontera a Colombia y Venezuela. Es seguro Leticia? El pasaporte que vence en setiembre es válido? En el de Colombia no nos dieron casi nada. En el consulado de Argentina, al que llegamos tarde y nos atendieron igual, nos dijeron la gran verdad. Nos atendieron muy bien y nos informaron sobre el nuevo acuerdo de julio del 2008 por el cual todos los habtiantes de países del Mercosur pueden circular libremente sólo presentando DNI. La funcionaria consular se enojó cuando se enteró que, en los consulado de Colombia y Venezuela nos habían informado diferente. Muy agradecidos, más tranquilos y satisfechos, continuamos conociendo San Pablo.

Nos fuimos para el Museo de la Lengua Portuguesa. Es altamente recomendable si uno ya sabe un poco del idioma. Entre otras cosas aprendimos que "quilombo", "tanga" y "sunga" son palabras de origen africano. Quilombo en Brasil significa poblado escondido de esclavos fugados. Hoy día sigue habiendo "quilombos"; son poblados de amplia mayoría negra, descendientes de un quilombo original de la época anterior a la abolición. Nos prometimos investigar el tema y tratar de parar en alguno de estos pueblos.

El sábado fue el mejor día de todos. Aprendimos de la cultura brasileña en una fiesta de apartamento. Los invitado empezaron a llegar a las dos de la tarde. La excusa era un tequila que le regalaron a Felipe (desapareció pronto). Regi y Gabi prepararon nachos y guacamole, los invitados trajeron cerveza (mucha) y Henrique, alias Bebeção, alias o Banana, trajo la música en su guitarra. Tocó en forma casi ininterrumpida (qué aguante) hasta las 22 horas, ni un minuto más ni menos, hora en que se esperaba que la síndico del edificio golpeara la puerta para labrar una multa. Bailamos, cantamos algunas canciones de Os Paralamas, "Um Mamut Pequenhino Quería Voar" y algunos coros que se repetían mucho, Regi aprendió a bailar samba y Fabi acompañó una canción con su armónica en público (qué manera de transpirar). Un día de alegría plenamente brasileña.

Último día. Nos levantamos ya lamentando partir esa noche. Entre gruesos chaparrones visitamos el Instituto Butantá, donde hacen sueros antiofídicos y tienen 70 animales en exposición. Vimos yararás, cascabeles, corales y anacondas, entre otras. Siempre vamos a comparar este instituto con el centro toxicológico del loco de Oberá, Misiones, que tenía las víboras en cajas de madera y cartón y las peceras "aseguradas" con ladrillos. Aquí intentan reproducir el ambiente natural de las víboras para incentivar su reproducción, según la Lonely Planet Brasil, "víbora en su ambiente, víbora feliz".

Por la noche los chicos invitaron una típica pizza paulista y nos llevaron a la terminal de ómnibus. Prometieron ir a Argentina, ya estamos haciendo planes para recibirlos. Cuando uno tiene una experiencia couchsurfer debe colocar un comentario sobre el perfil del otro. Normalmente se clasifica "couchsurfing friend"; partimos con la sensación de que Gabi y Felipe son bastante más que eso.

Próxima parada: Paraty. Tres días de calor en la urbe de San Pablo y ahora que nos vamos a la playa se nos vienen las nubes, ya les contaremos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Foto 1: Fabián y Giovanni charlando en la calle, en Campinas.
Foto 2: Estaçao da Luz, fuera de hora pico, imaginen en hora pico.
Foto 3: Gabi y Felipe y sus riñas futboleras.
Foto 4: En un bar temático del Mercado Público.
Foto 5: Viaducto del Chá (té). Postal Típica de San Pablo, que se caracteriza por tener muchos túneles, puentes y calles que se cruzan en diferentes niveles.
Fotos 6 y 7: Regi y Gabi con su producción, y la fiesta en toda su alegría.
Foto 8: dos víboras haciendo viboritas (cascabeles).

2 comentarios:

  1. Eeeeeeee! Que bom ter notícias de vocês!! Estávamos olhando todos os dias. Bom, na verdade, não foram notícias, foi um ótimo texto sobre as boas aventuras que viveram por aqui! Mas, se escreveram, é porque estão bem e isso é o que importa. "Que sigam en esta buena onda!"
    Para nós, foi triste voltar à rotina do trabalho, queríamos ter seguido viajando com vocês. Aliás, não vemos a hora da nossa vez chegar! Mas ainda precisamos aprender a carregar as mochilas, diz Gabi. hahaha
    Beijos e abraços!
    ps: a gente nem sabia que o Bebezão tinha tantos nomes.....hahaha...Lembram quando ele engatou (começou a falar) um italiano e não parava????
    Gabi e Felipe

    ResponderEliminar
  2. ASi se hace un comentario!

    ResponderEliminar