domingo, 15 de julio de 2012

Cordoba con las perris de carpa.


Primer viaje en carpa con nuestras perris, Córdoba.

Fabi se iba a navegar en pocos días y aprovechamos el fin de semana para salir de carpa. Haciendo cuentas nos dimos cuenta que hacia 2 años que no salíamos a acampar…desde que fuimos a Mar del Sur, nuestro último encuentro de Autostop Argentina. Dos años es muchísimo, cuando nosotros siempre salíamos, en cualquier oportunidad que teníamos. No fueron años fáciles: mudanza a Santa Fe, venta de depto, decisión de construir, cambio del auto, unión de dos perros mas a la familia (Lola e Inti), Fabi con trabajo poco fijo, saltando de una empresa a la otra, y yo comenzando una nueva carrera. Dos años difíciles, como que las aventuras sucedieron en la casa misma, sin necesidad de salir de la ciudad para vivir andanzas de acá para alla.

Caminata en el cerro Champaqui
Esta vez salimos, nos decidimos por Córdoba, el valle de Calamuchita, ya que sabíamos que íbamos a encontrar espacios para tener a las perris libres sin problemas y campings en cantidad. Fue una decisión acertada.

Primer parada fue Alta Gracia, noche fría, las perris medio molestas ya que era la primera vez que dormían en carpa y todo perro o gato que pasaba era una oportunidad para despertarnos con un ladridito desconfiado.

Recorrimos la ruta tranquilos disfrutando de cada paso de los lagos y las sierras.

America al fueguito
Hicimos dos noches en Villa Alpina, pueblo soñado, no muy explotado, en el medio de la nada. Sin luz, sin gas. Camping Libre al lado del río. De noche un cielo soñado, estábamos aplastados por las estrellas. Hizo muchísimo frío, tanto que cuando bajaba el sol America comenzaba a temblar con las patitas de atrás. Fabi ideaba unos fueguitos que nos calmaron del frío y nos dejaron cocinar comida de camping: Menú día 1: sopa de arroz, Menú día 2: fideos con salsa. Lo peor era a la mañana, lavarse la cara y tener que lavar los platos con el agua congelada del río…pero pasaba, volvía al lado del fueguito que estaba calentando el agua para los mates mañaneros. Estas cosas nos enseñan a realmente apreciar lo que uno tiene cuando vuelve a casa!

Hicimos caminatas hermosas, hablamos muchísimo junto a los fogones, nos divertimos viendo a las perris muertas de frío a un costado de la carpa esperando la orden ara acomodarse entre nosotros y ser tapadas para que no pasen frío durante la noche.

Villa Alpina
La ultima noche la pasamos en Pozo del Agua, un paraíso recomendado por Vir y Fer cerca de Los Reartes bien metido hacia adentro alejándose de la ruta. Nos hicimos un asado riquísimo con una temperatura de remerita…en julio! Todo cambio de noche. Cuando nos despertamos al otro día con el sol ya calentando un poco vimos el auto y la carpa todo blanco del hielo y la helada de la noche…por eso habíamos pasado tanto frío de noche!! Fue bravo…




La vuelta fue muy tranquila, nos pudimos en parte desenganchar de las cosas y los problemas en casa. Un viaje que nos hizo volver con nuevas ideas y proyectos en la cabeza. La pasamos hermoso, fue un viaje de familia, aunque sea con la familia perruna!  J

No hay comentarios:

Publicar un comentario