domingo, 15 de febrero de 2015

Camino a la famosa Cueva de las manos

Estamos de vuelta en el pueblo Lago Posadas. Pasamos dos días al lado del Lago Pueyrredon en el Tío Camping. Por suerte sus dueños, Alejandría y Marcelo, han aprendido con el tiempo y la experiencia que quieren que su camping sea un. Lugar donde los viajeros encuentren tranquilidad, paz total, para lo cual han tenido que armar un reglamento que entregan cuando uno ingresa al lugar. El hecho de que este prohibido escuchar musica hace que el lugar sea lo que uno va a buscar tan lejos. Silencio. No sucede así en la estancia el Suya, al final del camino que recorre los lagos. Allí preguntamos y la respuesta fue que no hay horarios y que nadie se quejaba. Si alguien pone musica nadie puede decir nada, solo escuchar y bancarsela. No nos gusto esa condición. Creo que la gran diferencia entre un camping y otro es que el tío camping esta dirigido por sus dueños, mientras que el suya esta manejado por una empleada que no quiere problemas.
Silencio es lo que finalmente encontramos. En las playitas donde hicimos paradas a comer o solo a juntar piedritas de los mas variados colores. Silencio en la bajada al arco de piedra. Una formación rocosa en medio del Lago Posadas con forma de arco. Silencio e inmensidad en el Cañon del Río Oro, lugar donde uno se recuesta sobre una piedra y mira para abajo para encontrar el rioo corriendo a 100 metros bajo nuestras narices. Es indescriptible la sensación. Ni siquiera sacamos fotos. No tenia sentido ya que solo iba a estropear el real recuerdo del lugar. Silencio armando nuestra carpa al lado del lago. Silencio frente al fogón con un vino tinto de compañía. Silencio en los atardecer es perfectos donde el sol pegaba contra las montañas y las tenía de cálido. Silencio mientras leo un libro y tomo un mate. Silencio. Te vinimos a buscar y te encontramos.
Hoy vinimos a la Posada de Los Pioneros en el pueblo Lago Posada  a desayunar y a pedir hacer unas llamadas ya que acá solo hay WiFi, no hay señal de telefonía celular.
Son varias las historias que nos cuentan de la zona, siendo solo un pueblo de 200 habitantes las personas te comentan algo aunque uno este sentado en la plaza. Así un hombre se me acerco de a poquito. Quería contarme como había cambiado su vida. Se jubilo y se vino de Adrogue a este pueblo. Se construyo la casa y que ahora lo vengan a visitar sus nietos, palabras de el.
Nos contaron también de una profesora de ingles que decidió cambiar rotundamente su vida. Se vino con 45 años y sus hijos a cubrir el puesto de teacher que tenia la escuela secundaria. De cobrar 4000 pesos paso a cobrar un básico de 10.000 pesos, sin contar antigüedad ni zona desfavorable, y paso de tener 300 a 25 alumnos. La gente tiene un muy buen pasar, los sueldos son altos y las cosas no están ni siquiera un 5% mas caro que en casa. Acá en Lago Posadas por ejemplo se consigue alquilar una casa a 3500 pesos, el supermercado Anonima de Perito Moreno no es mas caro
que el Walmart. Claro que hay que animarse a vivir acá, donde las distancias son enormes, donde no hay celular, donde a veces tenes que hacer 600 km para buscar una carta que te llega por OCA. Debe ser muy duro vivir así, pero disfruto de ver gente que se anima a los cambios de vida y no se sigue golpeando ante un paredón de una vida infeliz y rutinaria de las grandes ciudades.
Seguimos hacia Cueva de las manos.
Desde la tierra del silencio los saludo.

2 comentarios:

  1. Bello resúmen de un lugar increible, silencio..paz, poca gente, pero muchas vivencias....Feliz viaje amiga! Marisa

    ResponderEliminar
  2. Bella descripción Regi, nos estás llevando de viaje con ustedes...gracias. Que todo siga bien en este hermoso recorrido. Besos grandes. Elena

    ResponderEliminar