jueves, 9 de abril de 2015

La muestra fotográfica ¨Miradas del india¨ poquito a poco...

Muchas personas no pudieron asistir a la muestra de fotos de India y se quedaron con ganas de ver los rostros, los colores, las texturas y las letras inspiradas por la inmensa India. Para esas personas va esta entrada, y para aquellas que se dejaron llevar sólo por las imágenes y tal vez se perdieron el gusto de la lectura....poco a poco iré compartiendo las fotos y los textos expuestos....

Espero las disfruten!!!


Camello con hombre
(Desierto de Rajhastan)
A veces detesto viajar. Esas veces en que la situación de desigualdad social se hace tan evidente que las visitas pasamos a estar arriba. Es tan compleja la situación que hasta me cuesta escribir sobre ello. Países donde la necesidad de la gente es enorme, donde el viajero pasa a representar un signo de billete para el que recibe. Todo se vende y todo se compra. La India recibe turismo desde el Siglo XIX. Europeos con ansias de conocer algo exótico, de sobrepasar los límites, tal vez sus propios límites. Llegaban los blancos con sus baúles repletos de objetos materiales que jamás tenían pensado cargar. Para eso estaban los ¨locales¨. Se organizaban salidas de varios días, siempre una gran aventura para los que eran cargados, siempre un sufrimiento para los que cargaban. Hoy sigue siendo lo mismo. Un niño de 12 años paseándome en camello, cansado, cabeza abajo, durmiendo en el desierto para prepararme la cena y el desayuno, cargando las carpas en donde voy a dormir. No se puede escapar de esa dinámica horrenda. Todos aceptamos nuestros roles. Algunos nos sentimos muy incómodos.





Hombre guía
(Desierto de Rajhastan)

Prejuicios aterradores. El se acerca al grupo con su túnica blanca percudida por la arena y el viento y su turbante naranja. Sus bigotes denotan sabiduría. Da aspecto de seriedad absoluta. Él guía a uno de los camellos al lado mío. Pasa media hora y el hombre sigue en silencio, caminando, mirando al horizonte. Me pregunto qué pensamientos filosóficos y ancestrales se cruzan por su mente. ¡De pronto me habla en un inglés casi texano! Continuamos intercambiando opiniones de mi país y del suyo, de su actividad, del desierto.  Los de esta parte del mundo aún nos dejamos llevar por la impresión de la superficie, del afuera y nos seguimos olvidando que al fin de cuentas somos todos hombres y mujeres tratando de vivir lo mejor posible. Así de sencillo.

4 comentarios:

  1. Gracias Re por llevarnos allá lejos con tus historias. Y coincido, viajar a veces es muy incómodo. Nos pone cara a cara con las más diversas realidades.
    Me hubiese gustado estar ahi, compartiendo tu alegria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRacias Vir!! siempre presente!! aunque estemos lejos!!

      Eliminar
  2. Te felicito, Regina.

    ResponderEliminar